Todomusica.es

Entradas populares

Mostrando entradas con la etiqueta NERUDA en Mikis Teodorakis. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta NERUDA en Mikis Teodorakis. Mostrar todas las entradas

jueves, 12 de septiembre de 2013

13. AMÉRICA INSURRECTA .Frangulis, Mario.Teodorakis.Neruda,Canto General




ΜΑΡΙΟΣ ΦΡΑΓΚΟΥΛΗΣ , Canto General America Insurrecta , 2007
AMÉRICA INSURRECTA
XIX


AMÉRICA INSURRECTA (1800)

( Ξεσηκωμένη Αμερική ) Στίχοι: Pablo Neruda Μουσική: Μίκης Θεοδωράκης

Πρώτη εκτέλεση: Πέτρος Πανδής


NUESTRA tierra, ancha tierra, soledades, Η γη μας , γη πλατιά ερημιές
se pobló de rumores, brazos, bocas. πλημμύρισε βουητό, μπράτσα, στόματα.Una callada sílaba iba ardiendo, Μια βουβαμένη συλλαβή άναβε λίγο λίγο
congregando la rosa clandestina, συγκρατώντας το παράνομο ρόδο,hasta que las praderas trepidaron  ωσότου οι πεδιάδες δονήθηκαν
cubiertas de metales y galopes. όλο σίδερο κι καλπασμό.
Fue dura la verdad como un arado. Σκληρή η αλήθεια σαν αλέτρι.
Rompió la tierra, estableció el deseo, Έσκισε τη γη, θεμέλιωσε τον πόθο,

hundió sus propagandas germinales έπνιξε τις φύτρες της προπαγάνδας τους
y nació en la secreta primavera. και λευτερώθηκε μέσα στη μυστική άνοιξη.
Fue callada su flor, fue rechazada Είχε βουβαθεί το λουλούδι της, είχε κυνηγηθεί
su reunión de luz, fue combatidaτο μαζικό της προζύμι, των κρυμμένων το συναγμένος φως της, είχε χτυπηθεί
la levadura colectiva, el beso  λάβαρων το φιλί,
de las banderas escondidas,

pero surgió rompiendo las paredes,  αυτή όμως ξεπετάχτηκε σκίζοντας τοίχους
apartando las cárceles del suelo.  αποσπώντας τις φυλακές απ' τη γη.
El pueblo oscuro fue su copa,   Κούπα της έγινε ο σκούρος λαός.
recibió la substancia rechazada, Παράλαβε το εξοστρακισμένο υλικό
la propagó en los límites marítimos, το διάδωσε στης θάλασσας τα πέρατα,la machacó en morteros indomables. το κοπάνισε σ'αδάμαστα γουδιά
Y salió con las páginas golpeadas και βγήκε, με χτυπημένες σελίδεςy con la primavera en el camino. και με την άνοιξη στο δρόμο.
Hora de ayer, hora de mediodía, Ώρα χτεσινή, ώρα μεσημεριού,hora de hoy otra vez, hora esperada ώρα σημερινή ξανά, ώρα καρτερεμένηentre el minuto muerto y el que nace, ανάμεσα στο λεφτό που πέθανε και σ'αυτό
en la erizada edad de la mentira.που γεννιέται, στην αγκαθιασμένη εποχή της ψευτιάς.

Patria, naciste de los leñadores, Πατρίδα, έχεις γεννηθεί από ξυλοκόπους,de hijos sin bautizar, de carpinteros, απο τέκνα αβάφτιστα, απο μαραγκούς,de los que dieron como un ave extraña απο κείνους που δώσαν σαν παράξενο πουλίuna gota de sangre voladora,  μια σταγόνα αίμα πετούμενο
y hoy nacerás de nuevo duramente και σήμερα θα γεννηθείς και πάλι σκληρή,desde donde el traidor y el carcelero μες απο εκεί που ο προδότης και ο δεσμοφύλακας
te creen para siempre sumergida. σε πιστεύανε παντοτινά θαμμένη.
Hoy nacerás del pueblo como entonces.Σήμερα, όπως και τότε, θα γεννηθείς απ' το λαό.
Hoy saldrás del carbón y del rocío.Σήμερα θα βγεις μες απ' το κάρβουνο και τη δρόσι.
Hoy llegarás a sacudir las puertas Σήμερα θα καταφέρεις να τραντάξεις τις πόρτεςcon manos maltratadas,con pedazos με χέρια κακοπαθιασμένα, με κομμάτια
de alma sobreviviente, con racimos ψυχής που περισώθηκε, με δέσμεςde miradas que no extinguió la muerte, από βλέμματα που ο θάνατος δεν έσβησε:con herramientas hurañas εργαλεία φοβεράarmadas bajo los harapos. κάτω απ' τα κουρέλια, έτοιμα για τη μάχη 

11. Amor América

11. Amor América.Canta María Farantouri.Musica:Mikis Teodorakis.Versos:Pablo Neruda
11. Amor América


LA LÁMPARA EN LA TIERRA


AMOR AMÉRICA (1400)

Antes de la peluca y la casaca
fueron los ríos, ríos arteriales,

fueron las cordilleras, en cuya onda raída

el cóndor o la nieve parecían inmóviles:

fue la humedad y la espesura, el trueno

sin nombre todavía, las pampas planetarias.



El hombre tierra fue, vasija, párpado

del barro trémulo, forma de la arcilla,

fue cántaro Caribe, piedra chibcha,

copa imperial o sílice araucana.

Tierno y sangriento fue, pero en la empuñadura

de su arma de cristal humedecido,

las iniciales de la tierra estaban escritas.



Nadie pudo

recordarlas después: el viento

las olvidó, el idioma del agua

fue enterrado, las claves se perdieron

o se inundaron de silencio o sangre.



No se perdió la vida, hermanos pastorales.

Pero como una rosa salvaje

cayo una gota roja en la espesura

y se apagó una lámpara de tierra.



Yo estoy aquí para contar la historia.

Desde la paz del búfalo

hasta las azotadas arenas

de la tierra final, en las espumas

acumuladas de la luz antártica,

y por las madrigueras despenadas

de la sombría paz venezolana,

te busque, padre mío,

joven guerrero de tiniebla y cobre

o tú, planta nupcial, cabellera indomable,

madre caimán, metálica paloma.



Yo, incásico del légamo,

toqué la piedra y dije:

¿Quién me espera? Y apreté la mano

sobre un punado de cristal vacío.

Pero anduve entre flores zapotecas

y dulce era la luz como un venado,

y era la sombra como un párpado verde.



Tierra mía sin nombre, sin América,

estambre equinoccial, lanza de púrpura,

tu aroma me trepó por las raíces

hasta la copa que bebía, hasta la más delgada

palabra aún no nacida de mi boca.

10. Vegetaciones.Teodorakis-Farantouri.Neruda,Canto General

Cantante.María Farantouri
Música y dirección: MIkis Teodorakis
Letra: Pablo Neruda de Canto General
10. Vegetaciones

A las tierras sin nombres y sin números


bajaba el viento desde otros dominios,

traía la lluvia hilos celestes,

y el dios de los altares impregnados

devolvía las flores y las vidas.



En la fertilidad crecía el tiempo.



El jacarandá elevaba espuma

hecha de resplandores transmarinos,

la araucaria de lanzas erizadas

era la magnitud contra la nieve,

el primordial árbol caoba

desde su copa destilaba sangre,

y al Sur de los alerces,

el árbol trueno, el árbol rojo,

el árbol de la espina, el árbol madre,

el ceibo bermellón, el árbol caucho,

eran volumen terrenal, sonido,

eran territoriales existencias.



Un nuevo aroma propagado

llenaba, por los intersticios

de la tierra, las respiraciones

convertidas en humo y fragancia:

el tabaco silvestre alzaba

su rosal de aire imaginario.

Como una lanza terminada en fuego

apareció el maíz, y su estatura

se desgranó y nació de nuevo,

diseminó su harina, tuvo

muertos bajo sus raíces,

y luego, en su cuna, miró

crecer los dioses vegetales.

Arruga y extensión, diseminaba

la semilla del viento

sobre las plumas de la cordillera,

espesa luz de germen y pezones,

aurora ciega amamantada

por los ungüentos terrenales

de la implacable latitud lluviosa,

de las cerradas noches manantiales,

de las cisternas matutinas.

Y aun en las llanuras

como láminas del planeta,

bajo un fresco pueblo de estrellas,

rey de la hierba, el ombú detenía

el aire libre, el vuelo rumoroso

y montaba la pampa sujetándola

con su ramal de riendas y raíces.



América arboleda,

zarza salvaje entre los mares,

de polo a polo balanceabas,

tesoro verde, tu espesura.



Germinaba la noche

en ciudades de cáscaras sagradas,

en sonoras maderas,

extensas hojas que cubrían

la piedra germinal, los nacimientos.

Útero verde, americana

sabana seminal, bodega espesa,

una rama nació como una isla,

una hoja fue forma de la espada,

una flor fue relámpago y medusa,

un racimo redondeó su resumen,

una raíz descendió a las tinieblas.

9. La United Fruits Company.Petros Pandis.Teodorakis Neruda

9. La United Fruits Company.Petros Pandis.Teodorakis NerudaLa United Fruit Co.


(Canto General)



Cuando sonó la trompeta, estuvo

todo preparado en la tierra,

y Jehová repartió el mundo

a Coca-Cola Inc., Anaconda,

Ford Motors, y otras entidades:

la Compañía Frutera Inc.

se reservó lo más jugoso,

la costa central de mi tierra,

la dulce cintura de América.



Bautizó de nuevo sus tierras

como “Repúblicas Bananas,”

y sobre los muertos dormidos,

sobre los héroes inquietos

que conquistaron la grandeza,

la libertad y las banderas,

estableció la ópera bufa:

enajenó los albedríos

regaló coronas de César,

desenvainó la envidia, atrajo

la dictadura de las moscas,

moscas Trujillos, moscas Tachos,

moscas Carías, moscas Martínez,

moscas Ubico, moscas húmedas

de sangre humilde y mermelada,

moscas borrachas que zumban

sobre las tumbas populares,

moscas de circo, sabias moscas

entendidas en tiranía.



Entre las moscas sanguinarias

la Frutera desembarca,

arrasando el café y las frutas,

en sus barcos que deslizaron

como bandejas el tesoro

de nuestras tierras sumergidas.



Mientras tanto, por los abismos

azucarados de los puertos,

caían indios sepultados

en el vapor de la mañana:

un cuerpo rueda, una cosa

sin nombre, un número caído,

un racimo de fruta muerta

derramada en el pudridero.













Pablo Neruda, 1950



8. Neruda réquiem æternam

8. Neruda réquiem æternam



NERUDA REQUIEM AETERNAM


REQUIEM AETERNAM

Lacrimae para los vivientes

América esclavizada

esclavos de todos los pueblos

lacrimosa

tú fuiste él último sol

ahora dominan los duendes

la tierra

está huérfana
NERUDA REQUIEM AETERNAM





1.7 SANDINO CANTO GENERAL PABLO NERUDA



Video youtube Sandino







Poema de Pablo Neruda
SANDINO CANTO GENERAL PABLO NERUDA



Fue cuando en tierra nuestra

se enterraron

las cruces, se gastaron

inválidas, profesionales.

Llegó el dólar de dientes

agresivos

a morder territorio,

en la garganta pastoril de

América.

Agarró Panamá con fauces duras,

hundió en la tierra fresca sus

colmillos,

chapoteó en barro, whisky,

sangre,

y juró un Presidente con levita:

«Sea con nosotros el soborno

de cada día.»

Luego, llegó el acero,

y el canal dividió las residencias,

aquí los amos, allí la servidumbre.

Corrieron hacia Nicaragua.

Bajaron, vestidos de blanco,

tirando dólares y tiros.

Pero allí surgió un capitán

que dijo: «No, aquí no pones

tus concesiones, tu botella.»

Le prometieron un retrato

de Presidente, con guantes,

banda terciada y zapatitos

de charol recién adquiridos.

Sandino se quitó las botas,

se hundió en los trémulos

pantanos,

se terció la banda mojada

de la libertad en la selva,

y, tiro a tiro, respondió

a los «civilizadores.»

La furia norteamericana

fue indecible: documentados

embajadores convencieron

al mundo que su amor era

Nicaragua, que alguna vez

el orden debía llegar

a sus entrañas soñolientas.

Sandino colgó a los intrusos.

Los héroes de Wall Street

fueron comidos por la ciénaga,

un relámpago los mataba,

más de un machete los seguía,

una soga los despertaba

Sandino como

una serpiente en la noche,

y colgando de un árbol eran

acarreados lentamente

por coleópteros azules

enredaderas devorantes.

Sandino estaba en el silencio,

en la Plaza del Pueblo, en todas

partes estaba Sandino,

matando norteamericanos,

ajusticiando invasores.

Y cuando vino la aviación,

la ofensiva de los ejércitos

acorazados, la incisión

de aplastadores poderíos,

Sandino, con sus guerrilleros,

como un espectro de la selva,

era un árbol que se enroscaba

o una tortuga que dormía

o un río que se deslizaba.

Pero árbol, tortuga, corriente

fueron la muerte vengadora,

fueron sistemas de la selva,

mortales síntomas de araña.

(En 1948

un guerrillero

de Grecia, columna de Esparta,

fue la urna de luz atacada

por los mercenarios del dólar.

Desde los montes echó fuego

sobre los pulpos de Chicago,

y como Sandino, el valiente

de Nicaragua, fue llamado

«bandolero de las montañas.»)

Pero cuando fuego, sangre

y dólar no destruyeron

la torre altiva de Sandino,

los guerreros de Wall Street

hicieron la paz, invitaron

a celebrarla al guerrillero,

y un traidor recién alquilado

le disparó su carabina.

Se llama Somoza. Hasta hoy

está reinando en Nicaragua:

los treinta dólares crecieron

y aumentaron en su barriga.

Ésta es la historia de Sandino,

capitán de Nicaragua,

encarnación desgarradora

de nuestra arena traicionada,

dividida y acometida,

martirizada y saqueada.



6.-Vienen los pájaros.Neruda.teodorakis.Canto General

Vienen los pájaros





(Pablo Neruda - Mikis Theodorakis)

Todo era vuelo en nuestra tierra.

Como gotas de sangre y plumas

los cardenales desangraban

el amanecer de Anáhuac.

El tucán era una adorable

caja de frutas barnizadas,

el colibrí guardó las chispas

originales del relámpago

y sus minúsculas hogueras

ardían en el aire inmóvil.

Los ilustres loros llenaban

la profundidad del follaje

como lingotes de oro verde

recién salidos de la pasta

de los pantanos sumergidos,

y de sus ojos circulares

miraba una argolla amarilla,

vieja como los minerales.

Todas las águilas del cielo

nutrían su estirpe sangrienta

en el azul inhabitado,

y sobre las plumas carnívoras

votaba encima del mundo

el cóndor, rey asesino,

fraile solitario del cielo,

talismán negro de la nieve,

huracán de la cetrería.

La ingeniería del hornero

hacia del barro fragante

pequeños teatros sonoros

donde aparecía cantando.

El atajacaminos iba

dando su grito humedecido

a la orilla de los cenotes.

La torcaza araucana

hacía ásperos nidos matorrales

donde dejaba el real regalo

de sus huevos empavonados.

La Loica del Sur, fragante,

dulce carpintera de otoño,

mostraba su pecho estrellado

de constelación escarlata,

y el austral chingolo elevaba

su flauta recién recogida

de la eternidad del agua.

Más, húmedo como un nenúfar,

el flamenco abría sus puertas

de sonrosada catedral,

y volaba como la aurora,

lejos del bosque bochornoso

donde cuelga la pedrería

del quetzal, que de pronto despierta,

se mueve, resbala y fulgura

y hace volar su brasa virgen.

Vuela una montaña marina

hacia las islas, una luna

de aves que van hacia el Sur,

sobre las islas fermentadas del Perú.

Es un río vivo de sombra,

es un cometa de pequeños

corazones innumerables

que oscurecen el sol del mundo

como un astro de cola espesa

palpitando hacia el archipiélago.

Y en final del iracundo mar,

en la lluvia del océano

surgen las alas del albatros

como dos sistemas de sal

estableciendo en el silencio

entre las rachas torrenciales,

con su espaciosa jerarquía

el orden de las soledades.



5. Lautaro.Canto general.Teodorakis.Neruda.oratorio de Berlin

LAUTARO
Canto General




Oratorium in griechisch-südamerikanischen
Rhythmen Musik: Mikis Theodorakis
Text: Pablo Neruda
Musikalische Leitung:Paul Hönicke
Solostimmen: Julia Schilinski y Sergio Cattáneo
Erste Bank Chor (Wien u. Graz)
in den Kammersäle Graz




Lautaro. Su nombre original, Leftraru,

significa "Caracara veloz" en el idioma Mapuche.



IX

EDUCACIÓN DEL CACIQUE

LAUTARO era una flecha delgada.

Elástico y azul fue nuestro padre.

Fue su primera edad sólo silencio.

Su adolescencia fue dominio.

Su juventud fue un viento dirigido.

Se preparó como una larga lanza.



Acostumbró los pies en las cascadas.

Educó la cabeza en las espinas.

Ejecutó las pruebas del guanaco.

Vivió en las madrigueras de la nieve.

Acechó la comida de las águilas.

Arañó los secretos del peñasco.

Entretuvo los pétalos del fuego.

Se amamantó de primavera fría.

Se quemó en las gargantas infernales.

Fue cazador entre las aves crueles.

Se tiñeron sus manos de victorias.

Leyó las agresiones de la noche.

Sostuvo los derrumbes del azufre.

Se hizo velocidad, luz repentina.

Tomó las lentitudes del otoño.

Trabajó en las guaridas invisibles.

Durmió en las sábanas del ventisquero.

Igualó la conducta de las flechas.

Bebió la sangre agreste en los caminos.

Arrebató el tesoro de las olas.

Se hizo amenaza como un dios sombrío.

Comió en cada cocina de su pueblo.

Aprendió el alfabeto del relámpago.

Olfateó las cenizas esparcidas.

Envolvió el corazón con pieles negras.

Descifró el espiral hilo del humo.

Se construyó de fibras taciturnas.

Se aceitó como el alma de la oliva.

Se hizo cristal de transparencia dura.

Estudió para viento huracanado.

Se combatió hasta apagar la sangre.

Sólo entonces fue digno de su pueblo.


4. A mi partido.CAnto General.Petros Pandis.Neruda.Teodorakis

A Mi Partido -Πετρος Πανδης (Μ.Θεοδωρακης) Canto General
4. A mi partido






Me has dado la fraternidad hacia el que no conozco.

Me has agregado la fuerza de todos los que viven.

Me has vuelto a dar la patria como en un nacimiento.

Me has dado la libertad que no tiene el solitario.

Me enseñaste a encender la bondad, como el fuego.

Me diste la rectitud que necesita el árbol.

Me enseñaste a ver la unidad y la diferencia de los hombres.

Me mostraste cómo el dolor de un ser ha muerto en la victoria de todos.

Me enseñaste a dormir en las camas duras de mis hermanos.

Me hiciste construir sobre la realidad como sobre una roca.

Me hiciste adversario del malvado y muro del frenético.

Me has hecho ver la claridad del mundo y la posibilidad de la alegría.

Me has hecho indestructible porque contigo no termino en mí mismo.

2. VOY A VIVIR

Voy a Vivir  de Canto General.


De un concierto dado en Bélgica en 1981.Versos: Pablo Neruda

Compositor: Mikis Theodorakis. Dirige Mikis Teodorakis

Cantante: Petros Pandis y coro.



VOY A VIVIR (1949)


Yo no voy a morirme. Salgo ahora
en este día lleno de volcanes
hacia la multitud, hacia la vida.
Aquí dejo arregladas estas cosas
hoy que los pistoleros se pasean
con la “cultura occidental” en brazos,
con las manos que matan en España
y las horcas que oscilan en Atenas
y la deshonra que gobierna a Chile
y paro de contar.
Aquí me quedo
con palabras y pueblos y caminos
que me esperan de nuevo, y que golpean
con manos consteladas en mi puerta.



1. ALGUNAS BESTIAS.CANTO GENERAL.NERUDA-TEODORAKIS.M.FARANDOURI

1. ALGUNAS BESTIAS



Era el crepúsculo de la iguana.

Desde la arcoirisada crestería

su lengua como un dardo

se hundía en la verdura,

el hormiguero monacal pisaba

con melodioso pie la selva,

el guanaco fino como el oxígeno

en las anchas alturas pardas

iba calzando botas de oro,

mientras la llama abría cándidos

ojos en la delicadeza

del mundo lleno de rocío.

Los monos trenzaban un hilo

interminablemente erótico

en las riberas de la aurora,

derribando muros de polen

y espantando el vuelo violeta

de las mariposas de Muzo.

Era la noche de los caimanes,

la noche pura y pululante

de hocicos saliendo del légamo,

y de las ciénagas soñolientas

un ruido opaco de armaduras

volvía al origen terrestre.

El jaguar tocaba las hojas

con su ausencia fosforescente,

el puma corre en el ramaje

como el fuego devorador

mientras arden en él los ojos

alcohólicos de la selva.

Los tejones rascan los pies

del río, husmean el nido

cuya delicia palpitante

atacarán con dientes rojos.

Y en el fondo del agua magna,

como el círculo de la tierra,

está la gigante anaconda

cubierta de barros rituales,

devoradora y religiosa.



Pablo Neruda

lunes, 9 de septiembre de 2013

1.3.Los Libertadores.Canto general de P.Neruda.Musica de M.Teodorakis




Canto General - Los Libertadores video de youtube con subtítulos en griego:https://www.youtube.com/watch?v=mgC2aG4JGU8

CANTO GENERAL - LOS LIBERTADORES, POEMA DE PABLO NERUDA


Canto General - Los Libertadores video de youtube con subtítulos en griego: https://www.youtube.com/watch?v=mgC2aG4JGU8

http://youtu.be/mgC2aG4JGU8



Compositor musical: Mikis Teodorakis

Cantante griega: María Farandouri

Lugar de Grabación del disco: Munich - Olympia Halle - 1981



IV

LOS LIBERTADORES (INTRODUCCIÓN)

AQUÍ viene el árbol, el árbol PARTE 1ª

de la tormenta, el árbol del pueblo.

De la tierra suben sus héroes

como las hojas por la savia,

y el viento estrella los follajes

de muchedumbre rumorosa,

hasta que cae la semilla

del pan otra vez a la tierra.

Aquí viene el árbol, el árbol

nutrido por muertos desnudos,

muertos azotados y heridos,

muertos de rostros imposibles,

empalados sobre una lanza,

desmenuzados en la hoguera,

decapitados por el hacha,

descuartizados a caballo,

crucificados en la iglesia.

Aquí viene el árbol, el árbol

cuyas raíces están vivas,

sacó salitre del martirio,

sus raíces comieron sangre

y extrajo lágrimas del suelo:

las elevó por sus ramajes,

las repartió en su arquitectura.

Fueron flores invisibles,

a veces, flores enterradas,

otras veces iluminaron

sus pétalos, como planetas. FIN PARTE 1ª

Y el hombre recogió en las ramas PARTE 2ª

las caracolas endurecidas,

las entregó de mano en mano

como magnolias o granadas

y de pronto, abrieron la tierra,

crecieron hasta las estrellas.

Éste es el árbol de los libres.

El árbol tierra, el árbol nube,

el árbol pan, el árbol flecha,

el árbol puño, el árbol fuego.

Lo ahoga el agua tormentosa

de nuestra época nocturna,

pero su mástil balancea

el ruedo de su poderío.

Otras veces, de nuevo caen

las ramas rotas por la cólera

y una ceniza amenazante

cubre su antigua majestad:

así pasó desde otros tiempos,

así salió de la agonía

hasta que una mano secreta,

unos brazos innumerables,

el pueblo, guardó los fragmentos,

escondió troncos invariables,

y sus labios eran las hojas

del inmenso árbol repartido,

diseminado en todas partes,

caminando con sus raíces.

Éste es el árbol, el árbol

del pueblo, de todos los pueblos

de la libertad, de la lucha.

Asómate a su cabellera: PARTE 3ª

toca sus rayos renovados:

hunde la mano en las usinas

donde su fruto palpitante

propaga su luz cada día.

Levanta esta tierra en tus manos,

participa de este esplendor,

toma tu pan y tu manzana,

tu corazón y tu caballo

y monta guardia en la frontera,

en el límite de sus hojas.

Defiende el fin de sus corolas,

comparte las noches hostiles,

vigila el ciclo de la aurora,

respira la altura estrellada,

sosteniendo el árbol, el árbol

que crece en medio de la tierra.



Texto traducido al griego de los libertadores de P-Neruda

"Αυτό είναι το δέντρο, το δέντρο este es el árbol el árbol

του λαού, όλων των λαών del pueblo. de todos los pueblos

της λευτεριάς, του αγώνα." de la libertad, de la lucha

Μέσα στην ασχήμια των καιρών, μια όαση από την ποίηση του Πάμπλο Νερούντα και τη μουσική του Μίκη Θεοδωράκη. Οι Ελευθερωτές (Los Libertadores).

Οι Ελευθερωτές (Los Libertadores)

Κι έρχεται το δέντρο, το δέντρο y viene el árbol, el árbol

της καταιγίδας, το δέντρο του λαού. de la tormenta, el árbol del pueblo

Απ' τη γη ανεβαίνουν οι ήρωες του De la tierra suben sus héroes

όπως τα φύλλο απ' το χυμό, como las hojas por la savia,

κι ο άνεμος θρίβει τα φυλλώματα y el viento estrella los follajes

της βουερής ανθρωποθάλασσας de muchedumbre rumorosa,

ώσπου πέφτει στη γη ξανά. hasta que cae la semilla en la tierra de nuevo

Κι έρχεται το δέντρο, το δέντρο

που τράφηκε με γυμνούς νεκρούς, nutrido por muertos desnudos,

νεκρούς μαστιγωμένους

και πληγωμένους,

νεκρούς με απίθανη όψη.

παλουκωμένους σε κοντάρια,

κομματιασμένους στην πυρά,

αποκεφαλισμένους με τσεκούρια,

πετσοκομμένους απ" τα τέσσερα άλογα,

σταυρωμένους μες στην εκκλησιά.

Κι έρχεται το δέντρο, το δέντρο

που 'ναι οι ρίζες του ζωντανές,

πήρε μαρτυρικό νίτρο,

φάγαν οι ρίζες του αίμα,

ρούφηξε δάκρυα απ' το χώμα:

τ' ανέβασε με τα κλαδιά του,

τα μοίρασε μες στην αρχιτεκτονική του.

Γίναν αόρατα λουλούδια,

άλλοτε λουλούδια θαμμένα

κι άλλοτε τα πέταλα τους

φωτίσαν σαν πλανήτες.

Κι ο άνθρωπος μάζεψε απ' τους κλώνους

τα δεμένα μπουμπουκάκια,

χέρι χέρι τα παράδωσε

τα ρόδια ή μαγνόλιες,

και κείνα ευθύς τη γη ανοίξαν,

κι έφτασαν ψηλά ως τ 'αστέρια.

Αυτό το δέντρο των ελεύτερων.

Το δέντρο γη, το δέντρο σύννεφο,

το δέντρο ψωμί, το δέντρο ακόντιο,

το δέντρο γροθιά, το δέντρο φωτιά.

Το πνίγουν τα φουρτουνιασμένα νερά

του νύχτιου καιρού μας,

μα στο κατάρτι ζυγιάζεται

της εξουσίας του ο τροχός.

Άλλοτε πάλι ξαναπέφτουν

τα κλαδιά σπασμένα από την οργή

και μια στάχτη απειλητική

σκεπάζει το αρχαίο μεγαλείο του:

έτσι πέρασε μες από άλλους καιρούς,

έτσι ξέφυγε το άγχος το θανατερό,

ώσπου ένα χέρι μυστικό,

κάποια μπράτσα αναρίθμητα,

ο λαός, φύλαξε τα κομμάτια,

έκρυψε αναλλοίωτους κορμούς,

και τα χείλη τους ήταν τα φύλλα

του πελώριου μοιρασμένου δέντρου

που διασπάρθηκε σ' όλες τις μεριές,

που ταξίδεψε μ" όλες του τις ρίζες.

Αυτό είναι το δέντρο, το δέντρο

του λαού, όλων των λαών

της λευτεριάς, του αγώνα.

Έλα ως τη χαίτη του,

άγγιξε τις ξανανιωμένες του αχτίδες,

βύθισε το χέρι στα εργαστήρια

όπου ο παλλόμενος καρπός του

το φως του διαδίδει καθημερινά.

Σήκωσε τη γη τούτη στα χέρια σου,

μέθεξε σε τούτη τη λαμπρότητα,

πάρε το ψωμί σου και το μήλο σου,

την καρδιά σου και το άτι σου

και στήσε φρούριο στο σύνορο,

στη μεθόριο της φυλλωσιάς του.

Υπερασπίσου τα χείλη

κάθε στεφάνης του,

μοιράσου τις εχθρικές του νύχτες,

άγρυπνα για το τόξο της αυγής,

στηρίζοντας το δέντρο, το δέντρο

που μεστώνει καταμεσής στη γη

Στίχοι: Pablo Neruda

Μουσική: Μίκης Θεοδωράκης

Πρώτη εκτέλεση: Μαρια Φαραντουρη & χορωδια